pasado presente editores blog"El maestro ataca de nuevo. Ahora con EL FUTURO ES UN PAÍS EXTRAÑO, producto del inmenso trabajo acumulado en Por el bien del imperio (P&P 2011) y de su reflexión alarmada ante los síntomas de la inmunodeficiencia social adquirida. Para Josep Fontana los rasgos más visibles de esta patología son la privatización de la política, primero, y la del propio estado más adelante, que se guarece de los ciudadanos tras un fuerte aparato represivo: “Todo apunta a un futuro de retorno hacia una privatización global semejante a la de los tiempos feudales…. [Vamos hacia una] nueva sociedad de la desigualdad”. 

pasado presente editores blog"En los años anteriores se habían desplomado muchas bancas privadas, pero ahora no se trataba ya del hundimiento de entidades financieras particulares, sino de la bancarrota. La quiebra no solo obligó a consignar todos los ingresos fiscales al pago de los intereses de la deuda y a su amortización, sino que dejó en manos de los acreedores la centralización del producto fiscal recaudado y la supervisión del pago de los intereses.” ¿El reino de España en 2013? No: el reino de Mallorca a finales del siglo XIV. Los historiadores Antoni Furió, José Antonio Sebastián, Enrique Llopis, Francisco Comín, Carlos Barciela, Carles Sudrià i Jordi Maluquer de Motes han escrito conjuntamente ESPAÑA EN CRISIS, que acabamos de publicar y que analiza las principales depresiones sufridas por la economía española desde la Peste Negra del siglo XIV  hasta la Pasta Negra de nuestros días. Su lectura atenta nos permite advertir que más que a factores externos o a los deeds of God  (epidemias, inundaciones, sequías, hambrunas y mortandades), en la génesis, gestión y enquistamiento de todas esas crisis,  lo  determinante es la incompetencia de los gobiernos, sus políticas fiscales, el despilfarro público,  la especulación y la corrupción a gran escala.

 

pasado presente editores blogNo es cierto que la historia la escriban solo los vencedores. Pero sí lo es que solo los vencedores juzgan y condenan a los vencidos. El magistral libro de Antony Beevor, La segunda guerra mundial, que acabamos de publicar, no ahorra detalles sobre los horrendos crímenes de nazis y japoneses ni sobre el final de los criminales de guerra juzgados y condenados en los tribunales de Nuremberg y Tokio, entre otros. Pero leyendo este libro podemos conocer, gracias a la decencia de Beevor, otros crímenes y otros terrores que nadie ha juzgado ni juzgará ya jamás.

El mariscal del aire inglés Sir Arthur Harris y el teniente general norteamericano Carl A. Spaatz, ambos caballeros cristianos y paladines de la civilización occidental, condecorados con todas las medallas posibles, han merecido el calificativo de “barones de los bombarderos” por su actuación durante la segunda guerra mundial. Entre los dos se repartieron la tarea de bombardear las ciudades alemanas por turnos: El Mando de Bombarderos de Harris hacía el turno de noche y la 8ª Fuerza Aérea de los Estados Unidos el de día. Aunque en diciembre de 1940 los británicos ya habían bombardeado Mannheim, en febrero de 1942 el gobierno de Winston Churchill, con el entusiasmo del mariscal Charles Portal, jefe del Estado Mayor del Aire, dio luz verde a la estrategia propuesta por Harris “el Bombardero” de atacar las ciudades alemanas con bombardeos de zona, ya que el informe Butt de septiembre de 1941 había revelado que solo un avión de cada cinco conseguía lanzar sus bombas en un radio de 8 km de su objetivo. El plan de Harris consistía en bombardear las ciudades alemanas con una estudiada combinación de bombas incendiarias y de alta potencia explosiva de tal modo que sus efectos devastadores superaran en mucho la acción de los bomberos, la policía y los voluntarios civiles. Harris sostenía que eso desmoralizaría a la población de las ciudades atacadas. Tenía toda la razón: debieron desmoralizarse profundamente minutos antes de morir. Harris ya había utilizado gases y bombas de efecto retardado contra las tribus iraquíes que luchaban contra la dominación británica a principios de los años 30, porque, en su opinión “mano dura es lo único que los árabes entienden”. Poco más tarde, en 1936, propuso resolver el problema de la revuelta palestina: se lanza una bomba de 250 k en cada aldea y asunto resuelto. 

pasado presente editores blogEntregar doncellas a los dragones siempre ha sido una cobardía. Los monstruos parecen aquietarse porque dejan de echar llamaradas por la boca, pero su fuego no se apaga. Las fuerzas políticas que no se atrevieron a enfrentarse a los dragones y les sacrificaron nuevas vírgenes –han llamado a eso “transición”—son responsables de que todavía estén entre nosotros. En el seno del Poder judicial habitan dragones que no están, precisamente, aletargados. Algunas prácticas judiciales de la dictadura mantienen su vigencia de forma encubierta dejando un margen para la opresión, la injusticia y la falta de garantías. Por fin un fiscal, Carlos Jiménez Villarejo, y un juez, Antonio Doñate Martín, han tenido el coraje de decirlo en JUECES, PERO PARCIALES. LA PERVIVENCIA DEL FRANQUISMO EN EL PODER JUDICIAL: ”Un estudio del lado oscuro de la democracia real en que hemos estado viviendo desde la transición realizado por miembros del propio colectivo, que no se limitan a expresar opiniones, sino que aportan su propia experiencia y la fundamentan en una valiosa base documental: en unos textos oficiales que en ocasiones producen vergüenza, y, en otros casos, indignación y horror”, ha escrito Josep Fontana en el prólogo.

pasado presente editores blogRotos los diques de los ríos, las aguas, impetuosas y apacibles, han inundado la ciudadela buscando el mar ancho. O, dicho en términos políticos, “los cambios orgánicos que ha experimentado la economía han desatado una crítica histórico-social que apunta a las grandes agrupaciones de poder y no solo a las personas inmediatamente responsables” de la crisis. “Was tun?”. Ya lo ha dicho Miquel Roca: “Necesitamos liderazgo, proyecto y hoja de ruta”.

 

El liderazgo, hoy por hoy, lo pone Artur Mas, de Convergència i Unió, que detenta el poder político en Cataluña, y que es quien, si como dice, debe obedecer el mandato del “pueblo catalán”, tendrá que plantear con toda seriedad - nada de faroles- la cuestión de la independencia a Mariano Rajoy, del Partido Popular, que es quien detenta el poder en España, el “ viejo país ineficiente”.

 

La hoja de ruta indica varios pasos, todos complejos. El primer paso es informar a los dirigentes del estado que los de Cataluña van a convocar un referéndum por la independencia. Entonces pueden pasar dos cosas: que aquellos lo acepten o que no. Si es que no, la derecha catalana representada en la Generalitat por CiU cosechará nuevos agravios que, a su debido tiempo, instrumentará para repetir “el cicle de trampes i d’enganys que asegura la supervivència d’aquest mediocre sistema de mitges llibertats en que vivim actualment els catalans”, en palabras de Josep Fontana . Si es que sí, se procederá al referéndum de independencia. También aquí pueden pasar dos cosas: si gana el no, la derecha oficial catalana deberá dejar el gobierno y sufrir las consecuencias del “xoc entre l’eufòria de l’encisament i la contemplació de l’esquifida realitat”; si gana el sí, CiU tendrá que negociar con el PP las condiciones de la secesión. La primera que pondrá el PP, constitución en mano, será convocar, a su vez, un referéndum en el resto de España planteando la secesión de Cataluña. Pueden pasar dos cosas: que los españoles la acepten o que no. Si es que no, CiU deberá abandonar el gobierno catalán condenando a sus generaciones a cien años de soledad, por lo que ya no tendrán “una segunda oportunidad sobre la tierra”. Pero si los españoles dicen que sí, entonces CiU deberá instrumentar con el PP los pasos de la secesión. En ese momento, el gobierno catalán podrá proclamar la Independència de Catalunya . Entonces se pueden hacer dos cosas: pedir el ingreso en la Unión Europea o no. Si se decide por lo primero (“Catalunya nou estat d[e]’Europa”), también pueden pasar dos cosas: que se acepte la integración del nuevo estado en la UE o que España, Francia, Alemania, Gran Bretaña y Bélgica, que forman parte de la Capintern dirigida por el FMI, el BCE, el Deutsche Bank, Goldman Sachs y otros bancos de los banqueros, voten en contra y el nuevo estado catalán no sea admitido.

 

En cuanto al proyecto –o, mejor dicho, a los proyectos sociales- lo que cuenta es la voluntad de los catalanes, que deben poder expresarla libremente tras reflexionar sobre todas las opciones. Por esa razón el referéndum de independencia no puede contener solo una propuesta bipolar: “sí” o “no”, al estilo de los referéndums franquistas o del que Gran Bretaña quiere imponer a Escocia. Junto a la lógica pregunta de “vol la independència de Catalunya?” habrá que razonar para qué, es decir, la necesidad de la independencia para llevar a cabo un proyecto, como dice Roca. Por esa razón, es de sentido común que CiU no puede liderar en solitario el referéndum, porque ya tiene un proyecto social sobradamente conocido. Los catalanes hemos de saber antes de votar, qué otros proyectos sociales alternativos están a nuestra disposición, porque, como ha dicho Josep Ramoneda “el independentismo ofrece algo que hoy nadie da: la construcción de un futuro distinto”.